El cruce duodenal o la derivación biliopancreática con cruce duodenal combina dos técnicas: gastroplastía tubular y el bypass biliopancreático.

El cruce duodenal es una cirugía que consiste en reducir el volumen del estómago en un 80%, dejando un estómago en forma de tubo,; junto con la modificación del intestino, de forma que tras la cirugía sólo se utiliza el 40% del mismo.

Los pacientes que se someten a esta operación pueden conseguir una pérdida de un 80% de exceso de peso en dos años. Los primeros meses se produce el mayor descenso y luego decrece de forma progresiva, hasta alcanzar el considerado “peso ideal”.

Si estás interesado en la técnica de cruce duodenal pero tienes dudas, puedes solicitar una consulta gratuita en nuestra clínica.

cruce duodenal

Cirugía de la

Obesidad

El Cruce Duodenal

Duración de la Cirugía

Duración Cirugía

4 horas.

Tiempo de Ingreso

Tiempo de Ingreso

72 horas.

Tipo de Anestesia

Tipo de Anestesia

General.

Tipo de Cirugía

Tipo de cirugía

Laparoscópica.

Tiempo de Recuperación

Tiempo de recuperación

10/12 días.

Cruce

Duodenal

12.000 €

Este precio incluye:

Estudios pre-operatorios

Consulta de Evaluación

Intervención quirúrgica y hospitalización

Seguimiento en consulta

Seguimiento nutricional

Y en caso de ser necesario en el seguimiento:

Evaluación Endoscópica

Evaluación Analítica

Evaluación Ecográfica

Cruce Duodenal Video Explicativo

El Dr. Jesús Lago explica el cruce duodenal en el tratamiento de obesidad.

Cruce Duodenal Video

Si bien el cruce duodenal con derivación biliopancreática es muy efectivo, implica más riesgos como la desnutrición y la deficiencia de vitaminas. En general este procedimiento está recomendado para pacientes que tienen un IMC de más de 55.

El Cruce Duodenal reduce el tamaño del estómago, al igual que se produciría con el Tubo Gástrico. En consecuencia, el paciente se siente saciado con menor cantidad de alimento, por esa razón se dice que tiene un componente restrictivo.

Algunas de las ventajas más llamativas son:

- Es la técnica que consigue una mayor reducción de peso.

- Al extirpar la curvatura mayor del estomago, se elimina la producción de la hormona grelina, que controla la sensación de saciedad.

- Se mantiene el funcionamiento normal del estómago, al mantener el píloro.

- Las enfermedades asociadas a la obesidad mejoran o incluso desaparecen.

- Mejora notablemente la calidad de vida del paciente.

Como en cualquier otro tipo de intervención, existen una serie de desventajas e inconvenientes. Entre estos últimos se encuentran:

- Es una técnica más compleja de realizar, por lo que se utiliza menos.

- Normalmente, los pacientes tienen que tomar suplementos vitamínicos tras la intervención, porque puede afectar a la absorción de algunas vitaminas y minerales.

- Puede producir el síndrome conocido como Dumping (vaciado gástrico rápido). Este problema tiene síntomas gastrointestinales y motores: sensación de plenitud, retortijones, náuseas, vómitos y diarrea explosiva. La aparición de los síntomas lleva al paciente a disminuir voluntariamente su ingesta, y como consecuencia de ello el paciente se desnutre y pierde peso.

- Se pueden formar cálculos biliares. Para evitarlo, durante la intervención de cruce duodenal se suele extirpar la vesícula.

Esta intervención tiene una duración variable, dependiendo de las características de cada paciente. Requiere hospitalización para llevar los controles pertinentes y enseñar al paciente a llevar la dieta oral correcta. Se comienza con una dieta líquida, luego en puré y más tarde blanda, para pasar después a una dieta normal, pero en menor cantidad. Asimismo, se aconseja evitar las bebidas con gas y se aconseja masticar despacio, para evitar sufrir aerofagia.

El médico le indicará si debe seguir algún tratamiento farmacológico y cuándo debe empezar con él. Por otro lado, se deberá a acudir a controles médicos mensuales durante los 6 primeros meses y luego controles anuales.

Tras el alta del hospital es necesario seguir una dieta estricta durante 3 a 6 meses tras la cirugía, combinada con actividad física regulada. El tiempo necesario de baja es de alrededor de 2-3 semanas, en función del tipo de actividad laboral que se desempeñe.

Durante la primera semana puede haber molestias en relación a las heridas y alguna dificultad a la ingesta oral. También es posible notar movimientos intestinales diferentes y sensación de retortijón. Tanto la persona como el nuevo estómago deben aprender a comer otra vez y a coordinarse mutuamente, además los intestinos deben acomodarse a su nueva disposición.

La pérdida de peso es progresiva durante el primer año, siendo más importante durante los primeros 6 meses.

Las mujeres con deseos de quedarse embarazadas se recomienda que esperen al menos un año. El embarazo y el desarrollo de la criatura no se ven modificados por la cirugía, aunque sí se recomienda una vigilancia más estrecha por el obstetra durante las primeras semanas de la gestación.

Tu peso ideal

El IMC se utiliza para clasificar el estado de la persona, y se calcula a partir de la fórmula: peso(kg)/talla(m2). Se trata de un cálculo común tanto para hombres o mujeres. Recuerde que este índice nutricional tan solo se aplica en adultos.

  • Si tu IMC es inferior a 18.5, corresponde a “bajo peso”.
  • Si tu IMC es entre 18.5 y 24.9, valor “normal” o de peso saludable.
  • Si tu IMC es entre 25.0 y 29.9, corresponde a “sobrepeso”.
  • Si tu IMC es 30.0 o superior, corresponde a “obesidad”.
  • Para calcular tu IMC, ver la Calculadora IMC.
Última actualización / 16 de junio de 2020
ICOMEM
Clínica Fuensanta
Miembro SECE
Centro autorizado por la Comunidad de Madrid
Miembro SECO
Miembro SEEDO
AE Cirujanos
World Professional Association for Transgender Health
European College of Aesthetic Medicine & Surgery
Sociedad Española de Directivos de la Salud
International Federation for the Surgery of Obesity
Hotel Petit Palace Arturo Soria