La cirugía laparoscópica es una técnica especializada para realizar cirugía. Anteriormente, esta técnica se usaba por lo general para cirugía ginecológica y de vesícula biliar.

La cirugía laparoscópica es una forma de operar dentro del abdomen pero sin abrirlo. Mediante la introducción de unos tubos especiales de un diámetro de entre 5 y 12 milímetros se puede acceder al interior del abdomen con una cámara de televisión y con instrumentos especialmente diseñados, de esta manera se realizan cambios en los órganos internos sin necesidad de apertura abdominal, lo cual minimiza los riesgos y optimiza la recuperación del paciente. La introducción de una cámara muy fina permite ver a través de un monitor el interior del abdomen, sus órganos y manejar los instrumentos que se utilizan por esta vía.

cirugía laparoscópia

Cirugía de la

Obesidad

La Cirugía Laparoscópica

La cirugía laparoscópica es una forma de operar que reduce riesgos. Está demostrado en numerosos estudios clínicos que la cirugía laparoscópica, llamada popularmente “cirugía sin abrir”, disminuye los riesgos de la cirugía. Esto es especialmente cierto en la cirugía de la obesidad ya que las personas con sobrepeso tienen limitadas sus funciones respiratoria, cardiaca, renal y de otros órganos por lo que cualquier situación añadida como la apertura del abdomen, les produce una recuperación muy lenta y mucho dolor que les provoca postración. La postración puede derivar en trombosis que suelen generar embolias de pulmón en cuanto a hematología nos referimos y si hablamos del aparato respiratorio, la postración causa una respiración superficial que genera acumulación de secreciones provocando infecciones, neumonía y otras complicaciones respiratorias importantes.

La laparoscopia ha conseguido casi eliminar estos riesgos y evitar también la parálisis transitoria del intestino, otra complicación generada por la postración, de tal manera que, en manos de cirujanos expertos, la laparoscopia permite a los pacientes una cicatrización más rápida de las uniones intestinales, empezar a levantarse, andar y beber líquidos a las 24 horas de la intervención incluso en las técnicas más complejas. En técnicas más sencillas como la banda gástrica, esta vía de abordaje nos permite dar el alta al paciente a las 24 horas de la intervención sin apenas dolor.

En comparación con la cirugía tradicional abierta, los pacientes sienten menos dolor, tienen un período de recuperación más breve y hay menos cicatrización con la cirugía laparoscópica.

La cirugia laparoscópica se ha mostrado como una de las vias de abordaje mas seguras para el paciente, disminuye los riesgos de la cirugia abierta ya que no se realizan incisiones sobre la pared abdominal por lo que se reduce el riesgo de infecciones o hernias, algo muy frecuente en cirugia abierta.

También disminuye los periodos de convalescencia y los riesgos de infecciones respiratorias asociadas al dolor o los riesgos de embolias asociados a la trombosis venosa que se producen con frecuencia en las cirugias abiertas por la recuperacion mas lenta y el menor movimiento del paciente.

La mayoría de cirugías intestinales puede realizarse con la técnica laparoscópica. Éstas incluyen la cirugía para la enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, diverticulitis, cáncer, prolapso rectal, estreñimiento grave y por supuesto todas las intervenciones relacionadas con la cirugía bariátrica.

Actualmente no tiene ningún sentido ni debería realizarse ninguna intervención relacionada con la obesidad por medio de la cirugía abierta dado que la cirugía laparoscópica ha demostrado claramente una disminución de las complicaciones quirúrgicas y una recuperación más rápida del paciente lo que le permite una pronta incorporación a su actividad cotidiana y laboral.

El postoperatorio depende en gran medida de la cirugía que se haya practicado. Pese a ello una de las grandes ventajas de la cirugía laparoscópica es el buen postoperatorio donde el dolor siempre es menor que la misma cirugía realizada por vía abdominal.

El postoperatorio es muy confortable, hay una gran diferencia de recuperacion con respecto a la cirugia abierta ya que se evitan las grandes incisiones abdominales que producen mucho dolor en el paciente y un postoperatorio muy lento. El avance obtenido en la cirugía laparoscópica aplicada a la cirugía bariátrica es una rápida y confortable recuperación.

Tu peso ideal

El IMC se utiliza para clasificar el estado de la persona, y se calcula a partir de la fórmula: peso(kg)/talla(m2). Se trata de un cálculo común tanto para hombres o mujeres. Recuerde que este índice nutricional tan solo se aplica en adultos.

  • Si tu IMC es inferior a 18.5, corresponde a “bajo peso”.
  • Si tu IMC es entre 18.5 y 24.9, valor “normal” o de peso saludable.
  • Si tu IMC es entre 25.0 y 29.9, corresponde a “sobrepeso”.
  • Si tu IMC es 30.0 o superior, corresponde a “obesidad”.
  • Para calcular tu IMC, ver la Calculadora IMC.
Última actualización / 7 de septiembre de 2020
ICOMEM
Clínica Fuensanta
Miembro SECE
Centro autorizado por la Comunidad de Madrid
Miembro SECO
Miembro SEEDO
AE Cirujanos
World Professional Association for Transgender Health
European College of Aesthetic Medicine & Surgery
Sociedad Española de Directivos de la Salud
International Federation for the Surgery of Obesity
Hotel Petit Palace Arturo Soria